Los medios y los periodistas

Por Juan José Solis Delgado

Este texto fue publicado originalmente el 9 de febrero de 2010 en la página de SDPnoticias.com

Evidentemente hablar de medios de comunicación es incluir a los periodistas. Por tanto si aquí he dicho que no todos los medios son iguales, la distinción también aplica para los periodistas.

El asunto es que la actividad de un periodista es tan amplia, que en la mayoría de las ocasiones se les llama periodista a cualquier persona que en lo sustancial no lo es. Pero sin embargo, suele comportarse como si lo fuera.

La semana pasada vi una “entrevista” (si a ese monólogo se le pudiera llamar de esa forma) que le hacía David Páramo a un panista, que hasta donde entendí, defendía la alianza del PAN con el PRD en algunos estados del país. El conductor de canal 40 al que siempre lo ha caracterizado su arrogancia y prepotencia, no le permitía hablar a su entrevistado y al contrario lo retaba sin oportunidad de argumentar su defensa.

Cuál fue mi sorpresa, que luego de gritos y sandeces lanzadas catárticamente por Páramo, éste saca de la cartera su credencial que lo acredita como miembro del PAN, y se la avienta al entrevistado condicionando que si el PAN hace alianza con el partido que no reconoce a Felipe Calderón, él ya no necesita esa credencial. Lo que me hace pensar que él como periodista, ha necesitado ese documento para desarrollar su labor.

A los medios de comunicación les podemos pedir sean objetivos, a los periodistas estoy claro que no. A los periodistas en todo caso, debemos pedirles honestidad, si están por una u otra ideología está bien, pero el asunto es que lo hagan saber y no lo oculten con la máscara de la imparcialidad.

En el espectro mediático hay periodistas (los menos) que claramente demuestran sus preferencias o intereses políticos, económicos y/o religiosos; se puede o no estar de acuerdo con ellos, pero por lo menos son honestos con su labor informativa u opinativa. El problema son aquellos (la mayoría) que utilizan sus espacios para primero golpear y después esconder la mano, que excusan sus acciones con el argumento que ellos sólo se dedican a informar y no reconocen su parcialidad.

Muchos de estos periodistas son encargados de provocar conflictos, incertidumbre, miedo, y tratan a su público como ignorantes o tontos, y creen lamentablemente, que sólo ellos tienen el derecho a opinar y nosotros a escuchar. Nada más aberrante.

Como sociedad, a los periodistas les exigimos mucho. Quizá ese sea nuestro error, porque les pedimos sean autoridades, jueces, testigos, y sobre todo, les exigimos digan la verdad; cuando la verdad no la tienen los medios, ni los periodistas, la verdad sólo la podemos encontrar en la ciencia y esta siempre estará sometida a un proceso de falsación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s