Calderón es un peligro para México

Felipe CaldeRON

Por Juan José Solis Delgado

Este texto, se publicó originalmente en SDPnoticias.com el 7 de julio de 2010

Definitivamente a cuatro años de distancia, quien resultó ser un peligro para México fue Felipe Calderón. Veamos por qué. 

Primero. Calderón ofreció ser el presidente del empleo. Falso. El empleo en nuestro país no ha crecido, las cifras que pomposamente ha presentado Calderón se deben a inercias propias del sistema y además se refieren, en su mayoría, a empleos temporales. Por el contrario, ha cerrado fuentes de trabajo como es el caso de los trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, que de la noche a la mañana se quedaron sin su ingreso.

Además, el propio gobierno federal emplea a trabajadores bajo la modalidad de “honorarios”  por servicios profesionales, negando el derecho a seguridad social y prestaciones de ley a las que todo patrón estaría obligado.

El desempleo sin duda, ha aumentado

Segundo. En su campaña electoral, Calderón acusó a Andrés Manuel López Obrador  de ser un peligro para México, en su guerra sucia argumentó que con AMLO las personas iban a perder su patrimonio. La realidad ha demostrado que los índices de pobreza no han disminuido y por el contrario han aumentado; lo que se traduce en un número importante de familias mexicanas que han perdido su patrimonio.

La pobreza ha aumentado

Tercero. Calderón prometió disminuir los impuestos. Nuevamente falso. En su administración se introdujo el IETU que solapado por la máxima institución de justicia, merma de manera importante la economía de las pequeñas y medianas empresas, y peor aún, a quienes laboramos de forma independiente y expedimos recibos de honorarios. Prometió desaparecer el impuesto de la tenencia, y hasta la fecha ha sido ilusorio, pues a pesar de su anunció electorero, el impuesto se sigue y seguirá pagando.

Los contribuyentes cautivos siguen sosteniendo al país

Cuarto. Calderón prometió bienestar para las familias mexicanas, y no hay un solo ciudadano en este país, que no tenga una historia de un acto delictivo que contar, ya sea que lo haya vivido directa o indirectamente. La inseguridad producto de las actividades delictivas del crimen organizado, se han incrementado debido a la ineptitud de Felipe Calderón. La vida social del país se ha transformado de forma vertiginosa para ser un país  del miedo.

Estamos experimentado una cercanía al estallido social en un Estado Fallido. 

Cinco. Quienes llevaron a Felipe Calderón a los pinos, hoy le reclaman el ambiente de inseguridad. Esos mismos empresarios y hombres de poder, hoy se dan topes y han tomado la decisión de regresar al viejo PRI que les proveía estabilidad y tranquilidad en sus negocios lícitos e ilícitos (de ahí el apuntalamiento a la imagen de Peña Nieto en los medios de comunicación). Esos mismos hombres mafiosos, están aterrados por el secuestro de Diego Fernández de Cevallos y la inacción de Calderón, además de la complicidad del jefe máximo de la banda de García Luna.

La inseguridad pone en una situación endeble a las altas esferas

Seis. Calderón vive secuestrado por sus cercanos, sus miedos y sus adicciones. En más de una ocasión ha empeñado su palabra política y más temprano que tarde, ha traicionado la confianza que en él han depositado. Su felonía ha llegado hasta el propio ámbito de su partido político, que ha desplazado a los militantes de cepa para colocar a los jóvenes tecnócratas en los puestos de decisión. Sus dos alfiles han fracasado: Germán Martínez y César Nava.

Calderón es un mentiroso. 

Siete. Calderón ha inducido a su favor las voluntades de los ministros de la corte que le dieron el poder, de los priístas que le permitieron entrar por la puerta trasera, para gobernar desde la terquedad y la obcecación y ha contado con el beneplácito de los medios de comunicación que le han intentado (sin lograrlo) limpiar la cara sucia. Calderón es el hombre de berrinches y de oídos sordos.

Haiga sido como haiga sido. 

Calderón no ha sabido ser presidente. No tiene los tamaños necesarios para tomar decisiones. En cuatro años de gobierno ni siquiera ha encontrado la legitimidad que tanto añora. Ha recogido las propuestas de campaña de López Obrador, pero no ha tenido la inteligencia para desarrollarlas con éxito. 

En definitiva, Felipe Calderón es un peligro para México.

Anuncios

2 pensamientos en “Calderón es un peligro para México

  1. Gabriela

    Hola Juan José,

    Te escribí por el artículo sobre Gutiérrez Vivó. Me alegra que sigues con tu blog y créeme que cada vez que me llegan noticias sobre este, lo leo con mucho interés, por saber el estado de mi país en este rincón del mundo un poco alejado.

    A continuación lo siguiente:

    Sobre el artículo titulado “Calderón es un peligro para México” yo me temo que es un artículo refriteado. Yo nací en 1970. Año en que entró Echeverría al poder. Y desde que tengo uso de razón, México vive en poder de los peligrosos.

    Es verdad que el año en que mudamos de partido fue un año histórico en papel, pero en la práctica seguimos igual. Por qué, pues única y exclusivamente porque no compartimos con un auténtico proyecto de estado.

    Primero tenemos a los narcotráficantes por un lado. Por otro a los mafiosos empresarios encabezados por Slim que han abusado de su poder, han mentido, han violado, han matado hasta lograr ser multimillonarios, sin entender que tener en sus manos todo el dinero no es ni la solución a sus vidas vacías ni ayuda a sus imágenes embarradas de sangre y excrementos.

    Segundo, la población está asquerosamente dividida en dos: en blancos e indígenas que se traduce en fresas y nacos. Si tu no eres en México, blanco de ojos azules, alto y al estilo Barbie y Kent, eres nada.

    Y por el contrario para los indígenas ya se ha vuelto costumbre convertirse en carne de cañon de los políticos que no son sino fieles sirvientes de quien más dinero tenga.

    Tercero, nadie coincide en la importancia de la educación. Una educación por demás que no está vinculada a la realidad. En la escuela triunfa el que más dieces saque, pero no el que más piense. Se valora y aplaude al adulador y servil. Aplaudimos al nefasto y al que peor comportamiento tiene. Nos reímos cuando somos testigos de sus burlas contra quienes de manera seria toman su trabajo con responsabilidad.

    Todo esto que digo no es exclusivo de los mexicanos. Es una situación generalizada. Y yo creo que Calderón (fiel sirviente del PAN que no de la nación a la que pertenece) no es el único responsable. Es todo un país que sigue disfrutando de Big Brother y de esos programuchos que “nadie ve” pero que tienen una audiencia de cientos de miles de televisores que les sintonizan.

    C’est la vie mon amie…

    Y eso de que la población esté dispuesta a dar un golpe de basta ya! no me lo creo ni por accidente. Por qué lo digo? Es muy fácil saber que hay control. Cuando te enteres de un intento de estallido social, le dices a la gente que hay un virus de gripe aviar, le dices a tu compadre que prepare millones de cubre bocas de ridículo color azul, y encima de que te quitas un follón, lo haces medio rico.

    Y como la población generalmente no es pensante, pues ya la tienes dominada…

    Yo creo que cada país tiene el gobierno que quiere. Y si no quieren más gobiernos mediocres, pues simplemente que no vuelvan a ir a las urnas, no compren más en samborn’s, y en los días de cualquier fiesta patria, que la población no asista a más eventos de este tipo. Y aún más. Cojan los televisores y hagan una hoguera. Te apuesto que entonces las cosas cambiarán… pero hasta entonces.

    au revoir!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s