Calderón en descenso

Por Juan José Solis Delgado

El pasado jueves 29 de julio, Felipe Calderón asistió al estado de Jalisco a supervisar el operativo militar que extrañanamente terminó con la vida del capo en ascenso Ignacio Coronel. Su agenda de trabajo incluyó la visita a la Expo Guadalajara y más tarde al nuevo estadio del equipo de fútbol de las “chivas”. Pero en ninguno de los dos eventos mencionó discurso alguno sobre la muerte de Coronel (a pesar de que ya lo sabía) y apenas, tibiamente, dijo que seguirá trabajando para fortalecer el estado de derecho.

Lo cierto es que Calderón, sigue sin entender la naturaleza de la guerra que neciamente inició en 2006. Con la muerte de este importante capo, Calderón y los militares se ponen a la altura de las acciones delictivas del crimen organizado. Pues si bien Ignacio Coronel, servía más vivo que muerto para continuar con las investigaciones de combate, la adrenalina y la falta de preparación y capacitación de los cuerpos militares, no pudieron evitar el asesinato de Coronel.

Calderón se ha empeñado en hacer creer a los mexicanos que la guerra es necesaria, que es la única forma de terminar con un cáncer iniciado con los priístas, y que los ciudadanos muertos son un daño colateral; y explica que los más de 22 mil muertos son la mayoría sicarios y delincuentes que se matan entre ellos. Falso, porque los cuerpos de seguridad van ganando terreno en las bajas.

Y tal pareciera que ahora son las cabezas de crimen organizado quienes van marcando la agenda, política, económica y en los últimos días hasta mediática. Por ejemplo, cuando en una gira normal, donde el recorrido es vía terrestre, la comitiva presidencial se traslada en un promedio de 80 kilómetros por hora, en su estancia en Jalisco, la velocidad promedio fue de 140 kilómetros por hora. ¿Miedo o precaución?

Los empresarios han incrementado sus cuerpos de seguridad y los que han podido poco a poco desplazan sus unidades de negocios a sitios más seguros. El país ha dejado de ser seguro para las inversiones, debido a que el crimen organizado controla la operación y el crecimiento de varios negocios.

Finalmente, está el asunto de los medios de masas. La semana pasada, el programa de televisión PUNTO DE PARTIDA fue cancelado debido a que dos de sus reporteros fueron levantados junto con otros dos periodistas, como una forma de exigir la cobertura y transmisión de videos sobre los presos y directivos del penal duranguense, que salían en ronda nocturna a realizar “trabajitos” por encargo.

Pero con todo ello el panorama no es nada halagüeño, lo único que lamentablemente se avizora es el incremento de los actos de violencia y crimen a lo largo y ancho del país, y paralelamente, el descenso de Calderón es su capacidad de jefe máximo de las fuerzas militares.

twitter: @juanjosesolis

email: juanjosesoliss@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s