Calderón: cadena de errores

Felipe Calderón Hinojosa

Por Juan José Solis Delgado

Esta semana comenzó nuevamente con una noticia lamentable: el asesinato de dos personas inocentes (padre e hijo) por una “equivocación” del ejército mexicano. No es la primera vez que conocemos estos eventos noticiosos, ya lo vivimos antes con los arteros asesinatos de los niños Bryan y Martín Almazán Salazar de 5 y 9 años de edad respectivamente; y los jóvenes estudiantes del Tec de Monterrey; sólo que está vez los militares reconocieron, casi de inmediato, su responsabilidad y error.

Desde luego, lo que menos se espera es que se juzgue y castigue a los soldados que cometieron este asesinato, lo ideal será que se les someta a un proceso civil y no militar, que suele protegerlos. Sin embargo, debemos reconocer que al final, las fuerzas militares no son las responsables de estos asesinatos a personas inocentes; en realidad el error está en el capricho de Felipe Calderón de sostener las fuerzas militares realizando actividades policíacas.

Los militares no deberían estar patrullando, eso se le ha dicho a Calderón en varias ocasiones y en una decena de foros. No obstante, la milicia se ha mantenido en las calles porque las policías no sólo no hacen bien su trabajo, sino además, porque están infectadas de corrupción desmedida y de miembros que cobran en la nómina del crimen organizado. No hay confianza en la policías, pero lo peor del caso, es que se tiene la idea de unificarlas bajo un mando único, lo cual sería otro terrible error, de esta cadenas de errores, pues justamente quien ha permitido que el cáncer de la deshonestidad y corrupción se disemine por todos los niveles de las corporaciones policíacas es precisamente el secretario poderosísimo Genaro García Luna, que o miente a Felipe Calderón, o lo usa de cómplice.

Si se ha perdido la confianza en la policías, no es una acción gratuita. Alguien se hizo de la vista gorda, cuando los criminales se infiltraron y comenzaron a manejar información que les sirve para moverse más fácil y con protección. Las sospechas documentadas apuntan a Genaro García Luna, pero Calderón, como un capricho más lo mantiene a toda costa. En ese sentido, se puede apuntar que la guerra está en el propio gabinete de seguridad de Felipe Calderón, pues unos (las SSP federal) combaten contra los otros (las fuerzas militares); los criminales por su parte son espectadores con boletos de primera fila.

Cada vez crece más la sospecha (también documentada) de que la captura de Edgar Valdez La Barbie, fue pactada y concertada. Lo que de comprobar su certeza, sería un error más a la estrategia de Felipe Calderón, porque evidenciaría a todas luces, las prácticas de negociación entre el gobierno federal y el crimen organizado. Sin embargo, ese es precisamente el problema de Calderón que comete error tras error, pues al no sustentar con contundente certeza la aprehensión de este sanguinario sicario, lo hace parecer como un hecho pactado, sobre todo porque se esperaría que un sicario del “supuesto” nivel de La Barbie, no derrocharía información tan precisa y abundante así de fácil. Al menos se pensaría que un capo ofrecería cierta resistencia y no sería un simple soplón.

Calderón, es un hombre de errores, no hay duda de ello. Pero su máximo error, es su sordera colosal. No escucha, se le ha pedido detenga la masacre y más continúan los asesinatos de personas civiles, se le pide replantee su estrategia y no lo hace, al contrario lanza discursos bravucones para generar mayor molestia, se le ha pedido regrese a las fuerzas militares a los cuarteles y no hay respuesta. Hoy lo militares para la opinión pública pasaran como asesinos y lejos de mantener ese respeto que han ganado a lo largo de su historia, se pierden en una guerra absurda.

La cadena de errores de Calderón son una bola de nieve que viene bajando la montaña, si las cosas siguen así, tendremos que esperar a que esa enorme bola de nieve detenga su fulminante camino en el valle, donde habitamos todos los mexicanos.

Intersticios.

Ayer lunes 6 de septiembre asistí a la segunda inauguración de la exposición México 200 años, la patria en construcción. La primera inauguración la hizo Calderón y sus amigos el domingo pasado en un evento privado. Ayer fue su esposa quien alabó el trabajo de los historiadores y expertos que le dieron forma a la magna exposición. Allí estuvieron también el maestro Alonso Lujambio, dueños de medios de comunicación y periodistas tapetes. Yo me aparté del juego de lamer botas y mejor platiqué con el Profesor Soto, curador de la galería, un hombre que hasta donde entendí, es de origen cubano, pero lleva a México en la sangre. Gran obra esta exposición y valdrá la pena asistir para conocer, al menos una parte de Palacio Nacional, que por cierto es un patrimonio que nos pertenece a todos los mexicanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s