Quién gana y quién pierde en el Edomex

Por Juan José Solis Delgado

Conforme pasan los días, los tiempos políticos en el estado de México se van definiendo en torno a la figura de quién será el sucesor de Enrique Peña Nieto. La riña entre los partidos políticos comienza a encenderse y seguramente los ciudadanos mexiquenses serán testigos de una confrontación política que se leerá entre la clase política, como el escenario en forma de antesala a la sucesión presidencial del 2012.

Ya los partidos políticos han comenzado la carrera que culminará el próximo domingo 3 de julio. El PRI ha ungido al doctor Eruviel Ávila como su candidato de unidad, hecho que por cierto sorprendió a propios y extraños, pues prácticamente es la primera vez, que el candidato al gobierno del Edomex no es un miembro prohijado por el grupo Atlacomulco. Por otra parte, la falta de congruencia entre los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, los ha conducido a intentar una alianza electoral para hacerle frente al príismo, pero no han podido ponerse de acuerdo y cada partido ha destapado a su candidato, por el PRD está Alejandro Encinas y por el PAN Luis Felipe Bravo; el primero se niega a la alianza, el segundo la acepta.

Pero ¿quién gana y quién pierde en está elección? Curiosamente nadie gana y todos pierden. Nadie gana porque el PRI sigue siendo el mismo partido añejo y corrupto. Las prácticas autoritarias que lo han caracterizado por más de ocho décadas están más vigentes que nunca. Por consiguiente, a pesar de que el PRI representa un retroceso histórico, el electorado mexiquense no confiará su voto en una alianza entre fuerzas antagónicas que lo único que buscan es el poder por el poder mismo. Por tanto, pierde el PRI porque no ha sabido crecer y madurar como fuerza política, pierde porque no es un partido que prospere al mismo ritmo de la modernidad, todo lo contrario, simplemente estará defendiendo su territorio a toda costa.

Cada uno por su lado o en alianza, PRD y PAN no lograrán derrotar la maquinaria príista. Pierden entonces estos dos partidos porque lejos de establecer una alianza estratégica, lo que hacen es desvalorizarse políticamente, sólo demuestran que sus principios no son tan sólidos, de tal manera que cualquier deseo de poder, los puede diluir. Sus debilidades los han fracturado y difícilmente conservarán su credibilidad (al menos en la opinión pública).

Por ello, el principal perdedor es el ciudadano mexiquense que vote por quien vote no tendrá un gobierno justo y cercano. Seguramente en los próximos meses el elector mexiquense escuchará promesas y guerra sucia de declaraciones, pero difícilmente escuchará argumentos sólidos y reales que le reconforten. Siendo el estado de México una entidad importante en el espectro político, su diversidad geopolítica impedirá que se atienda correctamente sino se tiene un proyecto de gobierno consistente, situación que por lo que se avizora, no sucederá…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s