72… un año después…

Por Juan José Solis Delgado

Hace un año, en el conocido portal digital SDPNoticias.com publiqué un artículo motivado por el hallazgo de 72 cadáveres en el poblado de San Fernando Tamaulipas.

Si la cifra de 72 muertos conmocionó a nuestro país, fue porque no imaginábamos que al paso del tiempo el número de muertos aumentaría y se haría como todo en esta guerra absurda: “cotidiano”.

A un año de distancia, el gobierno de Felipe Calderón tiene una gran deuda con los familiares de las víctimas. Esperemos la vida le alcance para resarcir el daño provocado por su obcecación irreductible.

Aquí, reproduzco la columna de hace un año publicada el 27 de agosto de 2010:

Desde hace algunas semanas decidí dedicarle los viernes a un tema literario o de entretenimiento mediático.

Por más que este viernes intente hacerlo, no pude dejar de pensar en los 72 cadáveres encontrados en el estado de Tamaulipas.

Por ello, en principio ofrezco una disculpa, por no hablar de libros o autores y quizá cerrar la semana con un tema cada vez cotidiano y proporcionalmente más amargo.

El hallazgo de 72 personas muertas me han despertado distintas suspicacias, por ejemplo, me pregunto ¿cómo llegó el sobreviviente desde el  rancho hasta la base de la marina, con heridas mortales a cuestas?, ¿siendo un migrante extranjero, traumatizado física y psicológicamente, cómo pudo no perder el sentido de orientación para indicar a los marinos el sitio exacto de la matanza?, ¿en verdad el grupo de Zetas propuso a estos migrantes convertirse en sicarios (los hombres) y prostitutas (las mujeres) y ante la digna negativa los mataron?, ¿si los cuerpos fueron apilados cómo fue que de inmediato (con precisión) identificaron sus nacionalidades?

El dicho popular reza: piensa mal y acertaras.

Y no sé por qué pienso que si bien las 72 muertes son una realidad contundente, si me parece sospechoso el polvo que levantan los medios de masas para presentar con prisa este trágico hallazgo.

Si bien el sentido de sobrevivencia dota a un ser humano de esfuerzos extraordinarios, puedo creer que el sobreviviente haya llegado hasta la base militar, pero lo que me parece increíble es que haya dado indicaciones de cómo regresar.

Ahora bien, los migrantes que abandonan sus países de origen, lo hacen sobre todo, porque sus condiciones económicas no dan para mantener a los suyos; por eso, muchos de ellos deciden buscar el sueño americano a sabiendas que se enfrentarán a todo.

No puedo creer que los migrantes hayan sido secuestrados por los Zetas y no hayan aceptado ser recluidos en la filas sicarias, porque su dignidad ante todo no les permitiría ese tipo de actos, lo que me hace pensar que los migrantes, tenían por objetivo cruzar hacia los Estados Unidos, ser maltratados por los gringos, ser perseguidos por la patrulla fronteriza, trabajar jornadas de doce horas, ser lavaplatos,.

. . pero no para recibir dólares sucios.

. . Tengo la impresión que todo esto es simplemente un mensaje, claro el gobierno como destinatario.

Pero de paso, elevar el nivel de terror criminal.

72 muertos no son poca cosa, pero tengo la ligera sospecha que el gobierno no nos está diciendo todo.

No obstante, para la mala suerte de Felipe Calderón, está matanza ha puesto al descubierto otro gran tema: las mafias del crimen mexicano, operan también en Centro y Sudamérica.

  Intersticios.

. . Originalmente le iba a dedicar esta columna al libro de Eusebio Ruvalcaba Un hilito de sangre.

. . pero es tan bueno, que mejor lo haré en otra entrega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s