En medio de la tristeza no hay demagogia que consuele

Por Juan José Solis Delgado

Este artículo se publicó originalmente el 6 de septiembre de 2011 en AOL-Noticias

Si una vez sustenté que en medio de la guerra no hay democracia que valga, hoy sostengo que en medio de la tristeza no hay demagogia que consuele. Las víctimas del dolor, sangre y muerte, de la interminable guerra contra los enemigos de México, no están en condiciones ni circunstancias de tolerar retóricas demagógicas insustanciales y muchos menos que usen a sus muertos como pretexto para pronunciar una perorata que no proponga ninguna solución en lo sustantivo y sólo vea en la violencia la única forma de contrarrestar las acciones delincuenciales de las bandas del crimen organizado.

El pasado viernes 2 de septiembre, Felipe Calderón, presidente de México, pronunció un mensaje con motivo de su quinto informe de gobierno; si bien todos los mensajes presidenciales deben atenderse, éste merece mayor atención por circunscribirse en un tiempo difícil y complejo para quien ostenta la jefatura de gobierno y de Estado. Antes, los mensajes presidenciales significaban todo un ritual en la élite política, prácticamente el país se detenía a celebrar el día del presidente, los congresistas aplaudían efusivamente a cada pausa o respiro del mandatario y después se llevaba a cabo la tradicional ceremonia del “besamanos”. Los tiempo actuales son distintos, ahora, nada obliga al presidente en turno a asistir al Congreso de la Unión a dar lectura de su informe, basta con enviar a un emisario a que entregue por escrito dicho documento que da cuenta del estado que guarda la administración pública federal. Sin embargo, la necesidad de ser visible y rendir “mediáticamente” un informe a la nación es una oportunidad que ningún jefe de Estado puede desperdiciar, sobre todo si se está en una situación dónde las decisiones en materia de seguridad nacional son cuestionadas un día sí y otro también.

Antes de continuar, debo dejar claro que son cosas distintas el informe que el ejecutivo federal presentó al Congreso de la Unión y el mensaje que rindió a un selecto grupo de mexicanos en las instalaciones del Museo de Antropología de la ciudad de México. Lo primero (el informe) será analizado por los legisladores y las comisiones correspondientes; mientras que la opinión que aquí se expone tiene que ver con lo segundo (el mensaje).

Son varias las cosas que se pueden decir en el nivel de la forma del mensaje leído por Felipe Calderón, por ejemplo, de última hora, por motivos de seguridad se cambió la sede del auditorio nacional al museo de antropología reduciendo sustancialmente al número de invitados. También el evento no se llevó a cabo el primero de septiembre como habitualmente se había hecho, sino que se trasladó al segundo día del mes que cayó en viernes para casualmente tener frente así el fin de semana y con ello, diluir las críticas y análisis de la prensa, que como muchos saben los días sábados y domingos disminuye sus niveles de público. No obstante, lo anterior, son sólo observaciones de forma y no de fondo. Por esa razón, intentado ir a una observación más allá de la forma, revisemos los tres puntos sustanciales del mensaje presidencial.

Primero. Felipe Calderón sostuvo que seguirá combatiendo a los criminales hasta vencerlos. Eso a todas luces se le agradece; en efecto, si algo se le debe reconocer al actual jefe de Estado es el arrojo que ha tenido para combatir a los malos que han sido prohijados desde el PRI y en la anterior administración panista. Sin embargo, la persecución no ha sido del todo consistente. Las policías (de todos los niveles) siguen siendo corruptas, comenzando por el ingeniero Genaro García Luna, secretario de seguridad pública federal, quien en más de una averiguación previa, es señalado de tener vínculos con los criminales. Por otro lado, el sistema judicial no tiene la solidez para enfrentar los artilugios legales de los delincuentes, pues hoy pueden ser capturados y en pocos días estar libres en las calles una vez más delinquiendo. Y por último las fuerzas armadas (militares y marinos) están llevando a cabo operaciones de seguridad interna para las que no fueron entrenados.

Así las cosas, es inconcebible que se siga planteando la estrategia de combatir la violencia con más violencia. Dudo mucho que en el último año que le queda de gobierno a Felipe Calderón, éste pueda revertir la situación criminal y presentar los resultados que en su mensaje promete. Si en cinco años el comandante supremo no logró conocer a fondo las redes del narcotráfico y la economía de su entorno, difícilmente lo logrará en un año restante.

Segundo. Sin embargo, Felipe Calderón muestra una suerte de sensatez al escuchar las voces de quienes le piden centre su atención en las víctimas. Ante ello y totalmente alejado de lo que podría ser el contenido de un informe presidencial, el mandatario aprovecha los reflectores mediáticos para dar a conocer la instauración de La Procuraduría Social de Atención a Víctimas de la Violencia; en otras palabras, se anunció la creación de más burocracia. Sin definir, las encomiendas de dicho organismo, éste se vislumbra más como una posición política, que realmente de atención a la problemática planteada en su momento por el poeta Javier Sicilia. Porque no está muy claro si se crea para darle seguimiento a las 50 mil víctimas que la guerra ha dejado a su paso, o porque el número de víctimas seguirá creciendo y quiera acallar el futuro reclamo social.

Tercero. Finalmente, se habló como parte sustantiva del mensaje presidencial de la reconstrucción del tejido social. Si bien el orden jerárquico de las propuestas es importante, no es fácil explicar porqué este punto quedó al final cuando debería ser el principal. Quizá corresponda a que la prioridad sea la guerra sin resultados y no México.

Como sea, el hecho de que se volteé a la reconstrucción del tejido social es una buena señal, pues en principio nos dice que por fin Felipe Calderón reconoce que México ha sido roto en su constitución social y que hay una imperiosa necesidad de reconstruir dicho tejido. El problema es que este camino es largo y al igual que el punto anterior, el año restante no le dará el tiempo para ver el fruto. Reconstruir el tejido social significa modificar por completo el sistema educativo, esto quiere decir quitarle a Elba Esther Gordillo las riendas de la educación. Invertir en cultura, ciencia y tecnología, apoyar a las universidades, no permitir la fuga de cerebros. Pero sobre todo reconocer el trabajo de los mexicanos, ofreciendo empleos de calidad y regulando a empresarios e industriales ventajosos que se aprovechan de los compadrazgos y complicidades gubernamentales para tener secuestrado el salario mínimo y por tanto el bienestar social.

Pero como siempre sucede, los discursos presidenciales están invadidos de retórica superflua y demagogia rampante para ser aplaudida por un selecto grupo de mexicanos, y no para ser un mensaje digno y respetuoso para los ciudadanos. El próximo paso será hacerle saber a Felipe Calderón que una buena parte de mexicanos viven sumidos en el miedo y la tristeza y que en medio de su guerra sus discursos falsos y memos no aportan ni consuelan absolutamente nada.

Nota al margen: Por alguna extraña razón en ningún lugar del mensaje presidencial se abordó el tema de combatir a los criminales mediante el debilitamiento de sus estructuras financieras, ¿así cómo lo quieren aniquilar? / En el museo de antropología el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, aplaudió la perorata de Calderón, al final le dio un saludo efusivo. No faltó la mezquindad de quien de inmediato consignó un acuerdo entre el perredista y el panista. Quizá conocen poco de los protocolos políticos y de sus antecedentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s