Me arrepiento de ser un mexicano idiota

Por Juan José Solis Delgado

Esta crónica se publicó originalmente en la Revista EMET  el 22/09/2011

Prácticamente son muy pocas las cosas de las que me arrepiento en la vida, más bien mis errores prefiero verlos como la forma de madurar y entender mejor eso que llamamos vida.  Sin embargo, hay algo que me tiene intranquilo y es la inseguridad que vive el país; pero más me preocupa que los actos violentos son cada vez más cercanos a los sitios donde uno anda subsistiendo a la vida cotidiana.

¿Pero qué tienen que ver mis arrepentimientos con la inseguridad del crimen organizado? Pues la verdad nada, pero quizá mucho. Resulta que si revisamos nuestra historia patria, nos enteramos que la delincuencia siempre ha estado prohijada por los gobiernos corruptos; por ejemplo, en la época de Arturo Durazo Moreno compadre y jefe de la policía (algo así como el GeNarco García Luna) de José López Portillo, los criminales no movían un sólo dedo sino lo conocía y permitía antes “El Negro” Durazo. Las bandas de robabancos, robacoches, robacasas y hasta de los narcotraficantes en crecimiento se tenían que reportar con el famoso “entre” con la pandilla de rateros con placa liderada por Durazo. Dicen algunos que de alguna manera la delincuencia estaba controlada, porque aquellos pillos que quisieran salirse del huacal, simplemente no contaba su suerte.

El asunto es que los gobiernos priistas cobijaron a las bandas criminales y hoy, al paso del tiempo, estamos viviendo las consecuencias de aquellos actos. Porque eso sí hay que dejarlo muy claro, si el crimen organizado tiene el poder que tiene, es porque existe una clase política que así lo ha permitido. No hay más. En otras palabras, si el país está de cabeza, mucho tienen que ver los políticos corruptos de todos los partidos que han visto en los capos del crimen una forma de fondear económicamente sus campañas y después sus gestiones públicas. Por eso también viene a mi pensamiento Vicente Fox que, si de por sí ya estaba podrido el asunto del narcotráfico, este salvaje de Guanajuato llegó a empeorar las cosas con su indiferencia y su actitud de mandilón que cedió todas las decisiones importantes de Estado y de gobierno a su ambiciosa esposa Marta Sahagún…  y no se diga de Calderón que se ha vuelto loco y sólo piensa en su uniforme de militar y montarse en helicópteros y aviones de la fuerza aérea sintiéndose todo un G. I. Joe.

En fin, que quiero confesar públicamente que fui uno de los mexicanos idiotas que votó por Fox. Siempre he sido de izquierda, prácticamente desde que adquirí mi ciudadanía a mis donceles 18 años sostengo la idea de que la izquierda es la ideología que tiene una noción sólida para promover un Estado de bienestar social y un gobierno justo y solidario; pero quiero exponer en mi defensa que en aquel año 2000 los ciudadanos vivíamos en un hartazgo absoluto por las corruptelas, cinismos y bajezas de todos los gobiernos priistas. El saqueo inconmensurable de López Portillo, la inacción del mentecato De la Madrid, la ambición insatisfecha de Salinas y la irracionalidad gubernamental de Zedillo, eran elementos que merecían echar al PRI del poder presidencial. Yo sabía que Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano no tenía oportunidad de ganar, además ya estaba muy agotado con los tres intentos por llegar a la presidencia, la única forma de echar al PRI a la calle era votando por Fox. Por eso, ese día fui muy temprano a votar y taché las boletas electorales de senador, diputado federal, local, por el PRD, pero hice un voto diferenciado y para presidente de la República traicioné mis principios y marqué la casilla de Fox.

Salí de la urna con una extraña sensación. Era la primera y ha sido la única vez en mi vida que votaba por un partido de derecha. En aquel tiempo además de trabajar como productor de radio, complementaba mi sueldo siendo parte del equipo de escritores de la columna ¿Y usted qué opina? de Nino Canún que se publicaba en El Universal; pero paréntesis rápido, no se entienda que Nino no escribía la columna, lo que hacíamos los escritores eran andar investigando detalles de la información y los trazábamos en un primer borrador que conformaría la columna, posteriormente Nino le daba su estilo, de hecho espero un día dedicarle un texto al gran Nino Canún, que pese a que muchas personas lo conocen por su frivolidad por andar haciendo programas de ovnis, prostitutas, enanos y toda serie de cosas bizarras en la televisión nocturna, para mí además de un valioso ser humano y padre de familia ejemplar, es un gran periodista, devorador de libros, pero sobre todo un hombre con gran astucia, inteligencia y talento para informar por radio, en fin, cierro el paréntesis. Decía entonces que por mi labor como parte del equipo de escritores, pues contaba con información privilegiada que anunciaba el inminente triunfo de Vicente Fox, de hecho llegué a tener diferencias con Nino, porque él apostaba a Labastida y yo le recriminaba que no fuera tan confiado, pues las encuestas colocaban a Fox ligeramente por arriba del priista.

Pero insisto, no voté por Fox porque pensara que fuera una alternativa de gobierno honesto, sino porque era la única forma de terminar con el poder hegemónico del PRI. Sin embargo, mientras pasó el tiempo me di cuenta que la bocafloja que había caracterizado a Fox en campaña, se volvió en una serie de torpezas y errores indefendibles que sólo Rubén Aguilar salía a abrigar, para no dejar tan mal parado a su jefe. Fox fue indiferente ante el crimen organizado, de hecho su sexenio está marcado por la fuga del chapo Guzmán, dicen que salió del penal en el carrito de la lavandería, pero eso no es cierto, lo que se filtró en los pasillos de los pinos, fue que salió por la puerta principal y en alfombra roja, claro, protegido por una autoridad de muy arriba… no se piense en el señor de los cielos, poquito más abajo.

Total que me arrepiento porque con mi voto ganó el salvaje Fox y este heredó, al vil estilo priista corrupto, la presidencia a Felipe Calderón. Por fortuna en el 2006 no me equivoqué, por supuesto que no voté por Calderón, uno puede pisar mierda una vez, pero no todo el tiempo. Mi voto fue para López Obrador, sí ese que decían que era un peligro para México y una serie de estupideces que hoy repiten mecánicamente los mercenarios del periodismo y gacetilleros de poca monta y que tienen a sus televidentes, radioescuchas o lectores como borregos drogados. Quienes critican a AMLO son principalmente aquellos que han vivido del trabajo de la gente pobre, esa élite sin escrúpulos que tiene a los trabajadores en condiciones deplorables y sin derecho a una vida digna. Me gusta escucharlos sobre todo cuando dicen que los seguidores de Andrés Manuel somos unos nacos, revoltosos, ignorantes y pendejos… y pienso que justo por eso, México es una gran nación, pues la clase trabajadora somos capaces de mantener a una bola de funcionarios ladrones y huevones que se dan la vida de jeques árabes, a una clase media conformista que espera que sean los mugrosos manifestantes quienes protesten y cierren calles, para presionar a legisladores y funcionarios públicos y exigirles que legislen y gobiernen en pro de la ciudadanía, para que ellos (la clase media) después pueda gozar de sus beneficios.

En fin, que le prometí a nuestro director Jonathan Pérez que aún no abordaría temas de política, de hecho yo quería contarles de cómo me hice productor de radio, pero es que abrir un periódico y enterarse que ahora son 35 los cadáveres hallados en Veracruz y que aunque el procurador veracruzano diga que eran criminales, la muerte es la muerte y no podemos tolerarla en un Estado de derecho; pero bueno, ya entrado en gastos, lo que más me irrita es que mientras todo eso sucede en el país, el cínico de Felipe Calderón anda haciendo chistes estúpidos en el extranjero y promoviéndose como guía de turistas presentando un programa de televisión que está absolutamente alejado del México real… ya no sé qué tan malo fue haber votado por el salvaje Fox, por lo pronto me arrepiento de ser un idiota que creyó que el botudo podría representar la alternancia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s