Felipe Calderón, jefe de campaña

Felipe Calderón

Por Juan José Solis Delgado

Este artículo se publicó originalmente en la columna MéxicoPolítico del portal estadounidense AOL-Noticias el 18 de octubre de 2011.

Con dedicatoria especial al maestro Miguel Ángel Granados Chapa


Felipe Calderón declaró al periódico estadunidense The New York Times, que en México aún se sigue discutiendo si se debe enfrentar o no al crimen organizado; eso es absolutamente falso. Nadie en México le ha cuestionado la validez de enfrentar a los narcotraficantes; por el contrario, diversos integrantes de la clase política le han reconocido el brío de su política de Estado; incluso, diversas organizaciones ciudadanas, abiertamente le han agradecido sus esfuerzos. Sin embargo, existe una suerte de terquedad en Felipe Calderón de creer que quienes cuestionan su estrategia fallida están en contra de que combata a la delincuencia.

Por lo que sabemos, y está debidamente documentado en los archivos que genera la opinión pública, la demanda que se le ha hecho a Calderón desde el inicio de su guerra, es que involucró al Estado mexicano en conflicto bélico que a la fecha no presenta resultados positivos. Primero porque no tuvo el diagnóstico adecuado; y segundo, porque no ha sido lo suficientemente sensible para entender que la estrategia planteada beneficia a muchos, excepto a quienes realmente deben recibir el beneficio de tranquilidad, paz y justicia social.

Lo que interpretamos de las declaraciones de Calderón al diario estadunidense, se parece más a una estrategia de campaña político-electoral que a una decisión de Estado; puesto que Calderón se lanza con expresiones falsas y temerarias que motiva a que los partidos políticos y organizaciones ciudadanas aludidas, salten a la esfera pública a hacer frente al ataque. Lo que evidentemente, trae por consecuencia el enrarecimiento del clima electoral que, ante la crisis sombría del país, no está en condiciones de emprender guerras de lodo que no aportan en el fortalecimiento democrático.

Lanzar expresiones como: si regresa el PRI a la presidencia de la República pactará con el crimen organizado. Es una locución sumamente delicada, y más dicha por un jefe de Estado, ya que implica que el presidente tiene información que sustenta su dicho y que por tanto, tendría la obligación de actuar en consecuencia apoyándose en el marco legal que tiene conferido. No obstante, sabemos que Calderón lo hace para afectar en materia electoral a la organización política y pretende con ello, apuntalar a su propio partido político.

En ese sentido, Calderón se deja entrevistar por la prensa estadunidense para hacer, desde esa tribuna, la campaña electoral que diluya la delantera que por el momento tienen en las encuestas el partido de Peña Nieto. Sin embargo, las acusaciones de Calderón no prosperan más allá del escándalo, en cuanto a que no tienen posibilidad de ponerle nombre y apellido a los artífices del posible pacto de negociaciones entre los miembros del PRI y los capos de la mafia. Para ello, insisto, tendría que actuar en el marco de la ley.

No obstante, queda claro que Felipe Calderón, ha abandonado la lucha contra el crimen organizado y su obligación de jefe de Estado y de gobierno, para encabezar los trabajos de jefe de campaña; pues su partido corre el riesgo no sólo de quedar fuera de la silla presidencial, sino incluso quedar como la tercera fuerza política del país como quedó demostrado en la pasada elección en el estado de México.

Es un hecho que apostarle al PRI es una forma de ahorcarse uno mismo; pues sería regresar a un Estado autoritario y totalitario plagado de corrupción. Sin embargo, lo que hace Calderón al mostrarse atrevido en la prensa extranjera y sumiso con la prensa nacional, es aceptar su papel como estratega de campaña que da golpes bajos, como los vistos en la campaña de lodo en el 2006, disfrazados de decisiones de Estado.

Es obvio que antes las acusaciones referidas, el PRI no se quedará con los brazos cruzados, incluso han comunicado que están planeando una demanda en contra de Felipe Calderón, lo cual seguramente se traducirá como un elemento de argumentación para la próxima contienda electoral.

Mientras tanto, la realidad y la crisis de inseguridad del país, se quedará a la intemperie. Las bandas delictivas estarán estos meses operando con toda libertad cumpliendo sus propósitos de trasiego a los Estados Unidos y cubriendo las necesidades de demanda de narcóticos del mercado nacional. El gobierno por su parte, desplazará la beligerancia al terreno electoral y confiemos que esta “otra” guerra no tenga los mismos resultados pobres y lamentables de la actual guerra innecesaria de Felipe Calderón.

Nota al margen: Inexorablemente, la historia del periodismo mexicano de finales del siglo XX y principios del XXI, tendrá que incluir en sus contenidos el paso de Miguel Ángel Granados Chapa. Un periodista crítico de rigurosa prosa, que sin duda, contribuyó con su pluma a poner en la esfera pública muchos de los debates que forjaron la construcción de formas políticas y democráticas de nuestro país. Probablemente, no existirá en mucho tiempo un periodista de fino análisis y siempre atento a la defensa de la libertad de expresión y a la profesionalización del periodismo. A través de la obra periodística de Granados Chapa, se puede hacer una revisión histórica del país, sus procesos, sus debacles, sus crisis, los sótanos de la política y la vida ciudadana. El periodista y maestro Granados Chapa siempre participó y defendió las causas justas y promovió sin cortapisas, mecanismos que democratizaran la vida pública. El pasado viernes 14 de octubre de 2011, Granados Chapa en dos líneas se despedía de sus lectores, dos días después emprendió el camino inevitable. Descanse en paz maestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s