Veda electoral… silencio cosmético

Por Juan José Solis Delgado

Este artículo se publicó originalmente en la columna MéxicoPolítico del portal estadounidense AOL-Noticias el 28 de febrero de 2012. 

Se dice que estamos en una veda electoral. Los candidatos no pueden hacer ningún tipo de proselitismo ni acto público que invite a los ciudadanos al voto, dado que así lo determina la reforma electoral impulsada en el año 2007 y que muchos han querido defenestrar por cualquier vía posible; sin embargo en la realidad, los candidatos andan muy activos y mediante terceros o estrategias cibernéticas, han colocado sus respectivas propuestas en medios alternos que no infringen la ley y que les permite seguir vigentes en la agenda pública.

Pareciera que la necesidad de estar visibles es trascendental para los candidatos y los equipos de campaña, de hecho, actúan como si estos cuarenta y cinco días fueran determinantes para lograr el triunfo. Sin embargo, si consideramos que las campañas iniciarán oficialmente el 30 de marzo, estamos hablando que serán tres meses de maniobra comunicativa; tiempo suficiente y razonable para exponer sus respectivos proyectos de nación.

Sin embargo la historia es distinta, a pesar de la veda electoral, los candidatos tienen la urgencia por continuar con el curso de la campaña llevando a cabo presentaciones en circuitos cerrados y respondiendo legal y justificadamente al ejercicio periodístico, porque es obvio y natural que ninguna ley puede restringir el derecho a la información. No obstante, algunos actores trascienden el límite de la legalidad y aterrizan en el terreno de la provocación, poniendo a prueba la posición regulatoria de los consejeros del IFE.

Es el caso de Felipe Calderón, que en un acto público, anunció que la candidata panista estaba a sólo cuatro puntos del candidato puntero. Si bien, la ley no prohíbe que se conozcan los resultados de las encuestas, si puede tener un tufo de perversidad que sea el presidente en turno quien dé a conocer las cifras que colocan a la candidata de su partido en un cercano segundo lugar. Ya nos pasó hace seis años cuando Fox intervino en el proceso electoral y después fue sancionado por la autoridad por poner en peligro la elección.

Es válido –aunque aún no este regulado por la ley– que el presidente apoye a la candidata de su partido, en una democracia sólida tendría que ser algo natural; pero lo que no es válido es que intente cínicamente hacerse pasar por ocurrente e ingenuo a sabiendas del peso específico que tendrá su dicho. Así, lejos de ayudar a fortalecer nuestro proceso democrático, sólo lo empobrece y abre las puertas de la sospecha, la incertidumbre y la desconfianza.

En una democracia consolidada, donde el voto tiene la garantía de ser respetado, los candidatos a gobernar el país, se verían obligados a convencer de manera fehaciente al elector; pero no es el caso de México aquí como sabemos, las elecciones se ganan primero en los medios electrónicos y después en las calles derrochando recursos en forma de despensas, bultos de cementos, monederos electrónicos y dinero en efectivo.

A la fecha, por lo menos Vázquez Mota y Peña Nieto se han mantenido al margen de dar a conocer sus propuestas, de hecho apenas y esbozan alguna ideas sueltas que no cuajan en ningún tipo de argumento crítico. Sin embargo lo que sí han hecho estos candidatos, por ejemplo la señora Vázquez Mota, es presentarse ante los medios electrónicos con pretextos cercanos a lo absurdo como salir con toda la familia a realizar las compras de la casa. En efecto, el baño de pueblo causa nota periodística, pero no expone ninguna propuesta concreta porque la ley lo impide, pero al menos logra mantener en la agenda mediática a la candidata.

Lo mismo sucede con el candidato Peña Nieto, quien ha estado estos días muy activo a través de las redes sociales impulsando a sus “ciberactivistas” a sueldo para revertir la imagen negativa que él mismo se fabricó luego de demostrar ser un ignorante en materia literaria y un macho mexicano que no sabe del precio de las tortillas, porque eso es tarea de mujeres.

Andrés Manuel López Obrador, es un ejemplo más. Recién iniciada la veda electoral se presentó en el programa radiofónico de Aristegui siendo cuestionado por tres analistas de primer nivel.

También no ha dejado de proyectar su mensaje semanal vía internet donde explica temáticamente cada rubro de su gobierno. La pausa electoral, realmente ha hecho poca mella en la agenda del candidato.

Así las cosas, la llamada “veda electoral” es realmente un silencio cosmético, pues los diversos equipos y estrategas hacen como que no hacen campaña, pero veladamente la campaña está ahí. Esta práctica desafortunadamente nos muestra como un país que lejos de cumplir la ley, busca la forma de darle la vuelta e imprime la idea de que es la veda electoral la que mezquinamente constriñe el derecho a la información, siendo que lo que hace este periodo, es darle el tiempo suficiente a los candidatos y a sus equipos de campaña para que preparen estrategias responsables y honestas que busquen el voto razonado, dejando atrás la práctica de la compra desenfrenada de la voluntades ciudadanas.

Nota al margen:
La muerte imprecisa… Una vez más, este fin de semana pasado, la muerte transitó varios estado del país con mayor saldo en Nuevo León. las cifras sobre los muertos de la guerra de Calderón es tan imprecisa, que prácticamente hemos quedado impávidos para reaccionar ante la barbarie. Si la cantidad desmesurada de muertos fuera noticia de otro país, seguramente estaríamos organizando brigadas de ayuda; pero la muerte en México se ha apoderado de la vida cotidiana a tal grado que nadie actúa(mos) y sólo hemos reducido nuestra mirada a una perspectiva morbosa y serena de las cifras que no hablan del espíritu humano de nuestros muertos.

De panzazo… es el título de un documental recientemente estrenado en los cines mexicanos, dirigido y producido por el lozano periodista Carlos Loret de Mola. Su rasgo principal es la cifra y el testimonial escandaloso que realmente ni aporta ni descubre nada nuevo. En todo caso, la intención de dicha empresa es colocar en la opinión pública la idea de que la educación en México es tan pútrida que no merece seguir su actual camino, por lo que abre la puerta hacia la privatización escolar y no necesariamente apunta a reformar el sistema educativo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s