Periodistas en internet

José Gutíerrez Vivo

Javier Solórzano

Por Juan José  Solis Delgado

Este artículo se publicó originalmente el 8 de mayo de 2012, en la columna Intersticios de la revista  Razón y Palabra, Primera Revista Digital en Iberoamérica Especializada en Comunicología.

El desarrollo de la Internet ha generado que por lo menos desde hace un par de décadas exista una singular discusión: lo análogo frente a lo digital. Pros y contras han discurrido en los debates al respecto, pero lo cierto es que a la fecha, pocas son las formas de comunicación que han sido desplazadas por el desarrollo vertiginoso de la red de redes y en todo caso se ha dado un fenómeno sui generis de adaptación.

En su momento, se dijo que los periódicos y revistas impresas desaparecerían con la llegada de Internet, hoy podemos observar claramente que ambas plataformas cohabitan en el mundo mediático. Lo mismo se dijo de la radio, la televisión y el cine y a la fecha continúan existiendo, complementándose de las virtudes que ofrecen los desarrollos digitales.

En todo caso, lo que ha ocurrido es una suerte de tránsito hacia las nuevas tecnologías de quienes en su momento ocuparon un lugar preponderante en los llamados medios tradicionales y hoy incursionan con nuevos formatos y expectativas en los espacios cibernéticos que ofrece la Internet. Un importante número de periodistas y comunicadores de todo el mundo, han observado en las plataformas cibernéticas la posibilidad para ejercer un periodismo libre –e independiente– que no necesariamente se sujeta a cánones añejos, y se aventuran a llegar a nuevos públicos que están más habituados a tener información en forma de hipertextos breves y puntuales.

En México por ejemplo, la plana de articulistas, columnistas y líderes de opinión de mayor influencia en la construcción de la opinión pública, han entrado al mundo del Twitter y el Facebook con un decoroso éxito; tanto así, que se han convertido en referencia obligada para quienes quieren informarse en la inmediatez que ofrecen las redes sociales. Incluso, señalo (utilizando el argot periodístico) que frecuentemente estos periodistas se han ganado así mismos la nota, es decir, primero publican en TW o FB antes que informar en sus medios tradicionales.

Pero no sólo la participación de periodistas en redes sociales tiene potencial en la Internet, también hay quienes están apostando a los podcast´s, videos en YouTube y a las trasmisiones online. En particular, presento a  dos periodistas mexicanos que pese a su notable y prestigiada trayectoria en medios tradicionales, se han atrevido a incursionar en un mundo clasificado para las nuevas generaciones. Se trata de José Gutiérrez Vivó y de Javier Solórzano.
Luego del conflicto irresoluto entre Grupo Monitor y Grupo RadioCentro, Gutiérrez Vivó se vio en la necesidad de resurgir de las cenizas y desde el exilio en los Estados Unidos emprendió la aventura de transmitir su afamado noticiero en la red. En los pocos meses que duró esta empresa, el periodista radiofónico dio un fuerte golpe a los noticiarios tradicionales. Las reflexiones del conductor, los comentarios a las noticias, las entrevistas y la interacción con el ciberauditorio, dejaron de estar supeditados a las exigencias del marketing y horarios de programación y tomaron un innovador brío en el cobijo de las redes sociales.

El programa Vivó en vivo se podía ver en baja o alta definición, o simplemente escuchar en la computadora o en un dispositivo móvil; pero lo más importante es que el programa estaba al alcance de cualquier cibernauta. Lamentablemente (quizá por razones económicas), Gutiérrez Vivó canceló el nuevo programa y la aventura terminó; no obstante, el precedente marcó historia.

Por otro lado, Javier Solórzano, uno de los pocos periodistas que maneja directamente sus cuentas personales de las redes sociales, abrió su portal de noticias y con el apoyo de su smartphone, incursiona desde hace años en  la producción diaria de un comentario editorial que sube a YouTube.

Cabe agregar, que recientemente (sin contar su trabajo como conductor en el canal del Congreso) Solórzano incursiona en dos proyectos: el primero “Solórzano 3.0” que es una suerte de programa televisivo como el que hace décadas producía Luis Carbajo, sólo que ahora llevado al lenguaje de redes e interacción cibernética,  y segundo, ha traslado su noticiario al canal “UltraRadio” que tiene presencia en cablevisión, algunas estaciones de radio de los estados, pero particularmente “online” en una transmisión nítida y estable.

Las aventuras cibernéticas de Gutiérrez Vivó y Solórzano, son apenas un par de ejemplos de lo que para los periodistas de primer nivel representa el Internet como nueva forma de producción y distribución de contenidos electrónicos. Con ello, se sabe que el quehacer periodístico poco a poco está desplazándose por autopistas inexploradas en las que al final se vislumbran posibilidades de replantear formas y mecanismos de operación.

Sin duda la experiencia de los periodistas en Internet se nutre del ímpetu de las nuevas generaciones que demandan información confiable y cuasi inmediata. Así curiosamente el periodismo digital se produce en una combinación de periodistas tradicionales que tienen trayectoria y definición de un estilo propio, con las generaciones de noveles periodistas que buscan consolidarse en un medio tan competido como lo es Internet.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s