EPN y el acceso al ocultamiento

declaracin-de-pea

Por Juan José Solis Delgado

Este artículo se publicó originalmente el 19 de febrero de 2013, en la columna Intersticios de la revista  Razón y Palabra, Primera Revista Digital en Iberoamérica Especializada en Comunicología.

México es un país donde ocurren todo tipo de cosas raras, extravagantes, inexplicables, caóticas, inverosímiles y nada ocurre. Resulta que el recién ungido presidente de la República en un afán de mostrar la forma por encima del fondo, hizo de su supuesta declaración patrimonial un atractivo mediático que nunca nadie pensó le traería no sólo consecuencias negativas, sino la confirmación de que tiene mucho que esconder.

Si bien la ley obliga a los funcionarios públicos a hacer su declaración patrimonial, ésta no exige a hacerla pública. Pero es claro observar que los hombres cercanos al novel presidente le hicieron creer que con ello proyectaría la percepción de ser un gobernante absolutamente transparente, para su mala fortuna ocurrió lo contrario.

De transparente, el lozano presidente no tiene nada. Su gobierno comenzó a dar señales erradas a través de una insulsa estrategia de comunicación social de intentar tapar el sol con un dedo mediante el discurso emocional y las promesas de un futuro mejor (como si el presente no importara).

Si bien en México se ha transitado por un proceso civilizatorio en materia de derecho y acceso a la información pública, esto no quiere decir que las leyes de esa materia se cumplan cabalmente y funcionen a la perfección. Por ejemplo, de nada nos sirve a los mexicanos conocer la declaración patrimonial del presidente del país, si ésta no contiene los valores y montos.

Dice el ejecutivo en su declaración que tiene monedas y metales, sí pero no especifica la valía y sus características; así al final de su mandato podrá seguir teniendo monedas y metales, pero no sabremos si con mayor o menor valor o en mayor o menor volumen. Lo mismo aplicaría para casas, terrenos y departamentos que no se sabe (y probablemente nunca se sepa) por qué y por quiénes le fueron donados y cuál es su valor actual para saber si corresponde a los ingresos obtenidos en su ejercicio público.

Esto es un problema grave y es una sorpresa que los medios de masas no lo hayan abordado con su característico tufillo de escándalo para que despertara, al menos en el círculo rojo, un debate analítico sobre las deficiencias del sistema de transparencia y rendición de cuentas. El acto daba para ello y más. Sin embargo el tibio trato periodístico de lacomentocracia mexicana fue simplemente señalar que el presidente hizo su declaración a medias y ahí terminó todo. Insisto en México ocurre todo y no ocurre nada.

La parábola de esta mediática declaración patrimonial, debe conducirnos a entender un par de cosas:

Primero, este gobierno se regirá por el reflector y la cámara de televisión, como ocurrió desde la época previa a la campaña presidencial. No se hará ningún acto público si no es digno de ponerlo en las pantallas de los hogares mexicanos para sacarle jugo político o electoral, sin importar si se dice la verdad o se miente; todo lo demás, las cosas que verdaderamente son relevantes para la ciudadanía como las diversas reformas en curso, la privatización de Pemex, el aumento del IVA, etc., estará escondido debajo del colchón donde ya han demostrado ser expertos en no encontrar nada.

Segundo, esta nueva era inaugura el acceso al ocultamiento de la información. Desde ahora, cualquier funcionario público de bajo, mediano o alto rango, podrá ocultar el valor de su patrimonio igual que lo hizo el ejecutivo. Así, tendremos a la vista el camino que nos llevará de vuelta al PRI corrupto en donde el dispendio, el nepotismo, el tráfico de influencias, los compadrazgos, los entres, la venta de plazas, la extorsión y los acuerdos tomados en los sótanos de la política añeja, serán la forma más eficaz de gobernar y saquear una vez más al país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s